El presidente

El hombre se dio media vuelta y yo reinicié el proceso de sentarme. Y apenas lo había completado, cuando él estaba ya de vuelta con una taza y una tetera de café. Ambas cosas me resultaron curiosas, pero sonreí y asentí. Y sonreía aún, cuando noté perforaciones en la base de la taza. Continúa leyendo El presidente

Meteorología


―No parece haber estado tan mal. No veo grandes destrozos por la tormenta. Tal vez, esta vez no estén tan enojados ―le dijo a Carlos, unos cuatro segundos antes de que un enorme tomate, rojo tomate, blanco hongo y negro podredumbre, le diese de lleno en la cara.
Al otro lado de la calle, un motociclista, más mojado que foca holgazana, los miraba fijo, con restos de tomate en la mano, y el empapadísimo semblante lleno de resentimiento.
Ana se limpió la cara, le dedicó una sonrisa chueca a Carlos y le dijo:
―Mejor nos apuramos.
―Mejor.
Continúa leyendo Meteorología

Ocho a diecisiete

―Verá, señor Peréz. Lo que nosotros estamos necesitando es una persona triste. El señor Peréz tomó un sorbo de su café para ganar algo de tiempo. ―¿Una persona triste? ―preguntó finalmente, tras no encontrar la manera de ocultar su desconcierto. ―Tristísima. Ofrecemos un sueldo veinte por ciento por encima del valor de mercado. ―E importantes … Continúa leyendo Ocho a diecisiete

Andar

Delante mío la pradera y el bosque seguían allí, su esplendor intacto, sino acrecentado. Quise sentarme, tan sólo un momento para poder observar tan hermoso paisaje y permitirle restablecer mis energías. Pero mis patas traseras me hicieron saber que todavía sentían la aspereza estéril del desierto detrás. Si me sentaba ahora, lo haría allí donde … Continúa leyendo Andar

Amar correctamente

―Señor Juarez. Buenos días, ¿cómo está usted? ―Bien, gracias ―respondió el señor Juarez visiblemente intranquilo, alejando su silla del escritorio para que no se le notase. ―Supongo que habiendo venido tantas veces preferirá usted que vayamos directo al grano. Lamentablemente esta vez tampoco le puedo otorgar la entrada. Sepa disculparme. ―Pero, me casé ―se quejó … Continúa leyendo Amar correctamente

Una Gran Travesía

La mujer de la pareja, su nombre era Celia, se sentó a la mesa con un aire exuberantemente pensativo que buscaba captar la atención de su marido. Vivian juntos en su bonita casa hace ya cuarenta años, tiempo suficiente como para que él supiese identificar los aires exuberantemente pensativos que podía ignorar y los aires … Continúa leyendo Una Gran Travesía